ANATOMÍA DE LA FRAGANCIA

Una fragancia bien diseñada está compuesta por tres partes que se complementan entre sí: Base - Cuerpo - Salida

Un aroma bien concebido garantiza óptimo desempeño en todas las etapas de uso del producto proporcionando armonía a la composición